sábado, 1 de junio de 2013

45.- VILLA FELIENA - BAKIO

Feliciano Mª Alcorta Apraiz nació en Durango en 1838 siendo hijo de Ignacio Alcorta Elorriaga y Faustina Apraiz Uribarrena. Estudió medicina y ejerció de médico en Bilbao, siendo famoso su discurso en el acto solemne de recibir la investidura de Doctor en la Facultad de Medicina titulado “¿El fluido eléctrico y el fluido nerveo son una misma cosa? (1864)”. El 14 de febrero de 1868 se casó con Feliciana Alzuyeta con la te tuvo a Juan Jesús Gil (1869), Matilde Bienvenida (1.871), Ignacio Gavino (1873), Romana Jesusa (1877), Isidoro (1881), Martín (1883) y María de los Dolores (1886). Feliciana, de procedencia vasco francesa, era  heredera de plantaciones de azúcar y otros negocios familiares en Filipinas. A pesar de no ser indianos pero sí con el dinero procedente de Filipinas decidieron construir este palacete terminado en 1897. Se levantó sobre una colina artificial, en una finca que ocupaba 21.320 metros cuadrados, rodeada de unos magníficos jardines que incluían entre otros elementos una pista de tenis de hierba, un cenador y un estanque. En la fachada destacaban en el primer piso las grandes cristaleras exteriores del salón y en el último piso una torrecilla con forma de faro. Este palacete fue construido en un estilo parisino de finales del siglo XIX y muchos de sus elementos interiores fueron traídos expresamente desde París y Filipinas.
La casa era utilizada sobre todo en los meses de verano, salvo durante la Guerra Civil que fue utilizada como residencia habitual al considerarla más segura que su permanencia en Bilbao.
Tras el fallecimiento de sus propietarios la villa entró en decadencia y el paso del tiempo hizo mella en ella. En 1946 Romana Apraiz, una de las hijas de los Feliena, y su marido Álvaro Videgain González (Fuenterrabía 1868) compraron a los otros herederos su parte para hacerse cargo de la restauración y para ello contrataron al arquitecto Rafael Fontán. Éste devolvió a la villa su antiguo esplendor, pero Álvaro murió a los pocos años y Romana dejó de ir a Bakio. Posteriormente decidieron instalarse en la casa su hijo Javier con su esposa Maritxu Urabayen,  sus hijas gemelas Pili y Rosario y su hermana soltera Amparo. Javier llegó a ser alcalde de Bakio. Al fallecer éste Maritxu y sus hijas abandonaron la localidad, quedando en la villa Amparo y su tío Martín. Volvieron los años de decadencia a Villa Feliena y en la década de los setenta Victor , el hermano pequeño de los Videgain Alcorta, intentó comprarla sin llegar a ningún acuerdo con los herederos, por ello la casa siguió languideciendo hasta que en 1984 fue vendida al Ayuntamiento de Bakio y tras su continuo expolio y varios incendios se encuentra en un estado lamentable de ruina y abandono, perteneciendo en la actualidad a una inmobiliaria.
Fuentes:” BAKIO El pueblo habla a través de sus símbolos” editado por Biografías Personales
Archivo Histórico Eclesiástico de Vizcaya











Foto antigua:” BAKIO El pueblo habla a través de sus símbolos” editado por Biografías Personales. La fotografía fue cedida por la orden de los Menesianos y pertenecía a un antiguo álbum del colegio que regentaban en Bakio.
 






Ver mapa más grande

domingo, 24 de febrero de 2013

44.- CASA DE CLAUDIO TORRE EN BALANDA - BAKIO


María Bautista Barturen Andraca (1.820-1.884) natural del barrio de Balanda donde residía en el caserío familiar, se casó en 1.844 con José Torre Goiriena (1.812-1.876) natural de Mungia. El matrimonio residió en dicha casa donde tuvieron 7 hijos: María (1.845), José Mª (1.847-1.898), Mª Jesús (1.849), Juan Bautista (1.852-1.899), Claudio (1.852), Pablo (1.855-1.876), y Alejandro (1.857). Al ser una familia de carlistas se vieron obligados a abandonar Bakio y al menos los hermanos gemelos Juan Bautista y Claudio emigraron a Cuba, en concreto a la Habana. En la isla se dedicaron al negocio de la ferretería y tras amasar una gran fortuna regresaron a Bakio en 1.890. Mandaron construir dos casas una en Balanda adosada a la casa familiar y la conocida como Quinta Torre, en alusión a su apellido, terminada en 1.896 con proyecto del arquitecto Leocadio Olavarria. El edificio disponía de dos viviendas, la de Juan Bautista en la segunda planta y la de Claudio en el primer piso. Al romperse la relación entre los hermanos la Quinta Torre quedó para Juan Bautista y Claudio pasó a vivir en esta casa. Claudio se casó con María Pedrera con la que en 1.984 tuvo un hijo llamado Claudio Ismael Juan Bautista. 






Panteón familiar en el cementerio de Bakio gemelo al de su hermano Juan Bautista






Ver mapa más grande

domingo, 3 de febrero de 2013

43.- PALACIO DE MANUEL CALVO - PORTUGALETE


Manuel Calvo Aguirre nació en Portugalete el 24 de diciembre de 1.916, era hijo del gallego Matías Calvo Garamboa y de la ondarresa Mª Josefa Aguirre Chopitea. Matías era capitán de un bergantín que hacía servicios de guardacostas por la cornisa cantábrica. Éste inculcó en su hijo la tradición familiar y con solo 12 años le llevaba a navegar con él y tras estudiar náutica, en octubre de 1.834 al cumplir 18 años, emigró a Cuba en busca de fortuna. Una vez en La Habana se colocó como dependiente en una ferretería. Al ser un hombre ahorrador e inteligente en 1.841 fletó junto con Antonio López un patache (entre bergantín y goleta) cargado de harina procedente de Santander que le produjo importantes beneficios que invirtió en la compra de la ferretería donde trabajaba. Después creó una compañía de vapores denominada “Sindicato de navegación del Sur”, que llegó a monopolizar los portes de las zonas de Vuelta Abajo y de Isla de Pinos. En 1.855 tenía ya un capital respetable y era accionista mayoritario de la empresa de Fomento del Sur, empresa de distribución comercial con cinco almacenes distribuidos por la isla, tres buques y diversos terrenos y edificios. Invirtió luego en la industria azucarera, adquiriendo el ingenio “Flor de Sagua”, en Sagua La Grande; más tarde adquirió otro en San José de las Lajas al que denominó Portugalete, donde trabajaban más de doscientos esclavos convirtiéndose en uno de los industriales azucareros más importante de su tiempo. Era también propietario en La Habana de dos casas en la calle Aguiar, una se la legó al nieto de su esposa y la otra en usufructo a Moserrat Rodriguez, viuda de José Manuel Olano hijastro suyo. También tenía propiedades en Sevilla y en 1.870 había comprado en Portugalete la primera manzana del Muelle Nuevo con la intención de construir su residencia de verano que fue edificada por Francisco Orueta entre 1.871 y 1.873, “fue construida para que el pueblo contase con un Gran hotel con sus anexos Café-Restaurant…” reservándose la mejor parte del nuevo edificio para él y alquilando el resto.
Antonio López y López quién fuera el primer marqués de Comillas fue muy amigo de D. Manuel, ya en el año 1.876 se crea la Sociedad Manuel Calvo y Cía. en La Habana en la que el capital inicial es aportado a partes iguales por D. Manuel y Antonio López y Cía. El mismo año al constituirse el primer Consejo de Administración del Banco Hispano Colonial D. Manuel era el único de sus treinta integrantes que residía en Cuba. Y en el año 1.881 en el que la naviera Antonio López y Cía. pasa a denominarse “Compañía Trasatlántica”, el marqués de Comillas colocará a Manuel Calvo como primer vicepresidente.
La importancia de Calvo irá en aumento según avance la guerra independentista del 68, debido a todos los intereses que alrededor de este conflicto se movían, y al frente de los cuales se encontraba éste entre otros personajes destacados.
En 1.889 encontramos a Manuel Calvo formando parte de la delegación cubana de la Junta Protectora de Inmigración. Esto hay que entenderlo como parte de sus negocios, una vez que la contratación de esclavos africanos estaba puesta en tela de juicio y mal vista, la entrada a Cuba de españoles favorecía sus intereses (traslados a bordo de buques de la Trasatlántica).
Vivió a caballo entre La Habana y Madrid, sin olvidarse nunca del Portugalete que le vio nacer.
En el ámbito socio-cultural parece que fue uno de los impulsores de la Asociación Vasco-Navarra de Beneficencia de La Habana, apareciendo como presidente honorario de la citada asociación, y el semanario vasco-navarro Laurac-Bat de La Habana por lo que era considerado por sus paisanos asentados en Cuba como “patriarca de la colonia euskara”. Además fue uno de los más activos miembros del Casino Español de La Habana, que representaba al llamado "partido español", defensor a ultranza de la permanencia de Cuba en la monarquía. Realizó intensas gestiones en Madrid para apoyar los intereses de los sectores empresariales proespañoles en Cuba. Al iniciarse la actividad en Cuba de los partidos políticos, tras la primera guerra de independencia, en 1.878, Calvo fue uno de los principales sostenedores del Partido Unión Constitucional -junto a otros vascos como Zulueta, Apezteguía o Ajuria-, que representaba a los partidarios de una "Cuba española", partido que en la práctica dominaba el gobierno de la isla.
Manuel Calvo contrajo matrimonio en La Habana con Mª Rosario Caballero, viuda, con la que no tuvo hijos, aunque ésta aportó al matrimonio un hijo llamado José Manuel Olano de su anterior matrimonio. Su esposa falleció en La Habana en marzo de 1.887.
Cuando los nacionalistas cubanos prendieron fuego a su ingenio Portugalete, viendo que era imposible repararlo, se ocupó de su personal y tras firmarse el paz entre España y Estados Unidos en diciembre de 1.898, muchos de los españoles que residían en Cuba regresaron a España, entre ellos Manuel Calvo que se retiró a su palacio de Portugalete acompañado de sus criadas cubanas, desde donde por razones de salud, se trasladó primero a Barcelona y después a Cádiz donde falleció en 1.904, haciéndose eco de la noticia los periódicos de esta ciudad, así como los de Bilbao, Madrid y la Habana. Posteriormente sus restos fueron trasladados al cementerio de Portugalete, donde fue levantada una cruz como homenaje a su memoria por el Marqués de Comillas, amigo personal.
Su labor benefactora en la Villa fue muy importante, contribuyendo entre otras cosas en 1.886 junto con su esposa a la reparación de la torre de la iglesia de Santa María. Años más tarde, en 1.901, junto con Félix Chávarri Alisal, cedía gratuitamente terrenos para construir el nuevo hospital. También legó la propiedad de su palacio a la villa y al personal que estaba a su servicio les dejó un sueldo vitalicio. La voluntad respecto a su palacio era la de su completa dedicación a Hotel y para ello dispuso que debiera arrendarse. También señaló que en el pueblo sería conocido como “la casa de los pobres” puesto que los beneficios de esta casa, como los de las de La Habana, debían dedicarse “… al pago de raciones de olla y pan que hay en el pueblo la caritativa costumbre de repartir a diario entre los menesterosos y cuando esos productos excedan de 10.000 ptas. anuales para la villa, la mitad de ese exceso se dedicará al mismo objeto de raciones y la otra mitad a ayudas a culto o reparación de la parroquia. Contrariamente al nombre dispuesto por D. Manuel “Casa de los pobres” pasaría a convertirse en el lugar de reunión de los nuevos ricos donde se organizaban animadas tertulias. Durante la guerra civil sufrió graves desperfectos y se reconstruyó en el año1.938, para ser de nuevo destruido por un incendio en 1.993. Ante el peligro de derrumbe, se optó por desmontar el edificio piedra a piedra y finalmente tras varios años de obras se reconstruye respetando la fachada del antiguo hotel y se inaugura en el año 2.002 como “Gran Hotel Puente Colgante”.

Fuentes:
“Portugalete en la Revolución Industrial (1850-1936). Biografías. De Inmaculada Martínez, Mercedes Iturbe y Begoña Suarez : http://www.euskomedia.org/PDFAnlt/lankidetzan/12/12001091.pdf
Manuel Calvo y Aguirre: de Portugalete a La Habana pasando por Madrid (1817-1904) de Jon Ander Ramos Martínez
http://www.euskosare.org/komunitateak/ikertzaileak/ehmg/4/ponentziak/ikerlari_gazteak/manuel_calvo_aguirre
http://es.lirondo.com/Vizcaya/PORTUGALETE/Historias/Sin-pie-de-foto/9763/1
http://mareometro.blogspot.com.es
http://vidamaritima.com/2011/08/el-vapor-manuel-calvo/












Incendio del hotel en 1.993

Retrato de D. Manuel Calvo

Panteón en el cementerio de Portugale financiado por el marqués de Comillas 

Recibimiento del cadáver tras su traslado desde Cadiz





Vapor Manuel Calvo ( Foto de la revista LA VIDA MARITIMA. Año 1.904)




Ver mapa más grande